miércoles, 8 de diciembre de 2010

Larga vida con días buenos

Pensando en que los días corren, y el año va declinando hacia el final, y que en días más estaremos despidiendo el año en curso y recibiendo uno nuevo, donde otra vez debemos acostumbrarnos a usar el flamante calendario que tendremos en nuestras manos, que el Señor nos permitirá por su bendita y eterna gracia, (Digo acostumbrarnos al calendario, porque generalmente en las fechas que colocamos en los primeros días del año, caemos en las erratas, y asentamos las fechas con el año que terminó).
Digo que la eterna gracia del Señor nos entregaría otro año, por esa tan grande misericordia con que nos ama; porque realmente el comportamiento del ser humano no es tal como Dios lo demanda para cada día en su presencia. El salmista dice que Dios, “..no nos ha pagado conforme a nuestras rebeliones y pecados..” (Sal. 103:10)
Cada día tengo que clamar al Señor para que el me guíe paso a paso al caminar en los días y en los tiempos en que estamos viviendo. Todos los días oímos de aquellos que parten de esta tierra. Unos son salvos por la gracia de Jesucristo, pero otros se van sin la “..salvación tan grande..”
Mientras pensaba en que todos debemos presentarnos delante del Señor, cuando él lo disponga, pensé también en mi condición personal, sin caer por supuesto en condenaciones, ni propia ni de terceros; pues nuestra justicia en Cristo permanece, en tanto que nosotros permanezcamos unidos y aferrados a él.
Sin embargo, he hallado que si bien soy salvo, como salvo debo cuidar y ocuparme de la salvación cada día, guardando mis vestiduras blancas, también se que soy un soldado de Jesucristo, y como tal debo mantener la disciplina en las filas del Señor.
Una de las disciplinas que tanto nos cuesta, es el callar. Recuerdo que por hablar aún por lo más bajo en el silencio, cuando estuve en el servicio militar, tanto a mí como a mis compañeros, nos ha tocado soportar duras disciplinas.
La palabra de Dios nos habla mucho acerca del hablar, y siempre con algún parámetro. Tanto que se nos dice que hay “..tiempo de callar, y tiempo de hablar..” (Ec.3:7) Lo que más nos cuesta es lo primero: callar.
La falta de disciplina en éste aspecto, ha traído graves problemas, heridas, y divisiones en la sociedad humana, y en la iglesia del Señor. Porque casi en forma general, nos gusta el hablar.
El apóstol Santiago, con toda la autoridad que se le ha asignado divinamente por el Espíritu Santo, dice: “..todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar..” (Stg.1:19). Muchas veces, porque queremos ser escuchados en nuestros problemas, hablamos más de la cuenta. Otras veces, por pretender ser “vox pópuli”. Y el hablar se usa mucho más para criticar, desdeñar, zaherir e infamar. ¡Que triste!
Ahora ya casi concluyendo, quiero tomar rápidamente el Salmo 101:5. “..Al que solapadamente infama a su hermano, yo lo destruiré..” ¿Es palabra del Señor? Sí; es palabra del Señor. Y “..Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reargüir, para corregir, para instruir en justicia..” (1Ti.3:16). Corrijamos nuestro hablar.
Corregir, sería mojarnos con la sangre de Jesús, no solo los lóbulos de las orejas, como lo hacían en el Antiguo Testamento, (Ex.29:20) sino también en la boca, los labios y la lengua; de éste tan pequeño miembro habla bastante el apóstol Santiago; nos anima y nos enseña a gobernarla. ¿Será para no caer bajo el veredicto del Salmo 101?
Guárdenos el Señor, y no murmuremos más, los unos de los otros, para poder gozar de largos y muy buenos días, que el Señor en su misericordia nos dará.
Pastor Manuel Romero

lunes, 8 de noviembre de 2010

Mi Dios levantará bandera

Todavía somos menospreciados por ser Evangélicos. Todavía alguno por ahí señala con su dedo y dice: “..Ahí va el evangélico, ahí va el hijo de Dios, ahí va el aleluya, el que sigue a los evangélicos, a los locos, a los fanáticos..”
Todavía hay un menosprecio de la gente. Todavía hay un menosprecio de Satanás hacia los que hemos decidido darle toda nuestra vida a Dios. Y hay un menosprecio a nuestra fidelidad. Satanás de alguna manera quisiera que no seas fiel, que estés en la iglesia pero que no seas fiel, que seas un infiel, que seas un traidor, que seas una persona llena de cosas en tu corazón y por lo tanto, Satanás de alguna manera menosprecia a los que son fieles en la tierra, y hay un menosprecio también cuando somos confrontados con el infierno, y le decimos al infierno: “..No voy aflojar, voy a seguir buscando a Dios, vendrá un río contra mi vida, mas Dios levantará bandera contra el..” “..Vendrá la inundación, vendrán los problemas, vendrán las luchas, pero yo voy a seguir amando a Dios..”
Saben, estos días han sido muy difíciles para mí, otra vez me sentí muy enfermo en este fin de año y pasé momentos difíciles y solo los que se enferman lo saben. Allí tuvimos que juntarnos con la familia y orar al Señor para que intervenga y haga un milagro. Y muchas veces sentí dentro de mí una voz que me decía “..¿Qué vas hacer Rubén?, Mirá como te vienen las cosas, mirá como has terminado este año, en luchas, en contratiempos, mirá en las pruebas que estás metido. ¿Donde está la palabra que has soltado de bendición sobre la iglesia? ¿Donde está tu Dios que te tiene que cuidar y levantarte como siervo?..”
Y en medio de todo ese lío, tenía la cabeza que me iba de un lado para el otro. Tuve que decir en un momento en el mes de Diciembre: “..Mirá Satanás, podrás aplastarme, podrás molerme, podrás hacer que me sienta descompuesto, que mis piernas no funcionen, que mis brazos estén acalambrados, pero lo que no me vas a quitar es lo que he descubierto hace treinta años, que Dios me ama, y que yo amo al Señor..”
El apóstol Pedro después de un momento de haber negado a Jesús, después de un momento de haber estado pasando una crisis en su vida escuchó la voz de Jesús que le dijo: “..Pedro ¿Me amas?..” y Pedro sacando fuerzas de adentro suyo le dijo, “..Señor, tu sabes que te amo..” Tu sabes que en algún momento he flaqueado, me he movido junto con la multitud, pero si hay algo que tu tienes que saber es que te amo. Tu sabes todas las cosas, sabes que en mi corazón todavía te amo Señor, y el Señor le dijo Pedro: “..apacienta mis corderos..”, ¡Pastorea a mis ovejas! ¡Cumple el propósito de Dios tu vida!
Hermanos, quizá muchos sentimos que delante de la iglesia hay un río caudaloso con una muy fuerte correntada, con aguas turbulentas que han venido y están pasando con el fin de no dejar pasar a la iglesia del Señor. A Satanás le encanta hacernos la contra en todas las promesas que nosotros le hacemos a Dios. Hemos dicho que la iglesia del Señor triunfará. Y Satanás viene y dice “..no triunfarás, no ganarás, no pasarás, no podrás hacer frente a la correntada..” Pero en este tiempo ¡Mi Dios! no yo,¡No serás tu con la fuerza que tienes! ¡Mi Dios levantara la bandera del amor! contra todos nuestros enemigos. Amén.
Pastor Rubén Córdoba (El amor a Dios)

viernes, 5 de noviembre de 2010

Una buena costumbre

"..En la actualidad hay una tendencia bastante marcada en un sector del pueblo cristiano donde cada uno se mueve y toma decisiones por su cuenta, van y vienen como se les antoja de un lado a otro sin consultar a Dios ni tampoco a sus líderes o pastores, y esto no implica pedir permiso, sino tener la humildad para reconocer que nos podemos equivocar en nuestra decisiones. Pero cuando buscamos el consejo las cosas son distintas, el rey David ante cada decisión que debía tomar, dice la Biblia: "Y David consultó a Jehová", él era consciente que se podía equivocar, pero también sabía que si Dios dirigía sus pasos y decisiones el éxito estaba asegurado, y así lo hacía, él no perdió ninguna batalla.
Querido lector, es una buena costumbre que trae bendición, hacer de esta manera, si vas a comenzar un negocio pide la bendición de Dios, si te vas de vacaciones habla con tus pastores y pide que oren por tu viaje. Será de bendición y cualquiera otra cosa que hagas actúa de la misma manera. No eres menos por hacerlo, todo lo contrario, tu vida será seguida por la bendición de Dios.."
Pastor Alberto Arrúa (Tomado del libro "Dios tenía un propósito")

jueves, 4 de noviembre de 2010

Ser más santo

"..Muchos cristianos adoptan costumbres del mundo, y se las traen a la iglesia, y esto comienza a contaminar, a crear muchos problemas, y de repente, si nos descuidamos, el mal ha entrado. Y que triste cuando el mal entra en la iglesia, cuando no se combate, cuando no se pelea, cuando no se lucha para impedirlo. ¡Que Dios nos dé la gracia! ¡Que Dios ayude a cada siervo de Dios!
No vamos a dejar que el mal entre en la iglesia. Vamos a pelear en el nombre y en la gracia del Señor. Por eso, el que es injusto, si quiere esa vida de injusticia ¡Sígala! El que es inmundo, si le gusta vivir en la inmundicia y la maldad ¡Viva en ella! porque Dios no nos va a obligar si no queremos, pero ya sabemos cual es el fin de los tales.
Pero el que es justo (aunque es dificil ser justo hoy), ¡Practique la justicia todavía! El que es santo ¡Santifíquese todavía! es decir: Busque ser mas santo, mas apartado, mas separado de lo malo, para hacer la voluntad de Dios.."
Pastor Samuel Laborde (La cizaña y el trigo)

sábado, 30 de octubre de 2010

¡Apúrate Jesús!

Cuando yo digo "..¡Apúrate Jesús! ¡Avanza y resuelve mi problema!.." realmente estoy confesando que me he olvidado de la presciencia de Dios y Su plan predeterminado. Al menos puedo tranquilizarme pensando que el rey David se sintió igual que yo en varias ocasiones. "..Porque me han rodeado males sin número; Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla. Quieras oh Jehová librarme, apresúrate a socorrerme.." (Salmo 40:12 y 13)
Este mismo gran rey, sin embargo confesó en sus años postreros que nunca había visto justo desamparado. "..Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.." (Salmo 37:25).
En nuestro camino espiritual, a veces nos enfrentamos con lo que aparenta ser una calle sin salida. Nos sentimos estancados, solos, sin ayuda y sin dirección. Se cuelan sentimientos de desesperación, seguidos de la duda. Comenzamos a preguntarnos "..Está aún Dios conmigo? ¿He estado siguiendo mi propia senda? ¿Le he fallado y ahora estoy siendo juzgado?.."
En adición, siempre apararece algún profeta de la fatalidad que aparenta confirmar nuestros mayores temores. Puedo recordar varias ocasiones en las que alguien llegó a profetizar mi muerte o destrucción espiritual. Algunos de ellos ahora están muertos y descarriados, por la gracia de Dios aún estoy aquí.
¡La calle sin salida es real! ¡No es una ilusión! ¡Puede que estemos pasando por un momento verdaderamente difícil sin ninguna solución! ¡Gracias a Dios que El hace caminos donde no los hay! "..He aquí yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿No la conoceréis? Otra vez abriré caminos en el desierto, y ríos en la soledad.." (Isaías 43:19)
No somos diferentes a los grandes hombres de fe descritos en la Biblia. Cada uno de ellos tuvo momentos en los que se preguntaban cómo iban a terminar las cosas y cada uno de ellos aprendió que el Señor era fiel.
¡Ah, el misterio del plan de Dios! Un día estaremos viendo las cosas desde una dimensión diferente y estaremos glorificándole eternamente por su sabiduría. Que Dios llene tu corazón con la confianza de que El conoce el final desde el principio y que Su amor nunca rechaza a aquellos que vienen a El. "..Y a los que predestinó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó. ¿Que pues diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?.." (Romanos (8:30 y 31)
Pastor David Barlock (Tomado del libro "Reflexiones para el camino")

jueves, 28 de octubre de 2010

El comienzo de la obra en Jujuy

Cuando llegué a la ciudad de San Salvador de Jujuy, con una pequeña valija y recién casado, fui totalmente ignorado por todas las iglesias de la ciudad. Hacía un año que estábamos en la ciudad de Río Gallegos atendiendo una iglesia y Dios comenzó a despertar una carga muy definida por Jujuy. Hasta ese momento yo había trabajado en la provincia de Salta comenzando una obra en la ciudad de Embarcación y luego me trasladé a la ciudad de Palpalá, en donde también comencé la obra del Señor, y estando allí yo pensaba en San Salvador de Jujuy: “..¿Cómo entrar? ¿Cómo andar? ¿Qué hacer?..”
Veía una ciudad difícil. No tenía medios ni conocidos. Carecía de respaldo económico. ¡No tenía nada! Hasta que el Señor abrió una puerta en la ciudad del Libertador General San Martín donde hoy en día hay una obra, y luego en otra ciudad más allá, siempre comenzando de abajo. Predicaba en las esquinas con un acordeón y algunas veces llevaba un pequeño parlante. Recorría las plazas y las calles anunciando la palabra del Señor. Estando allí hay una conexión con una familia, que se entrega a Cristo y abre su casa y sus brazos, diciendo: “..nosotros queremos que vaya a la ciudad de Jujuy para que comenzar una obra..” ¡Aleluya! ¡Cómo prepara Dios todas las cosas!
Yo había tratado de hacer las cosas de acuerdo al razonamiento mío. Testificando solito y tratando de rodear la ciudad llevando el evangelio casa por casa, pero ví que de esa manera se hacía bastante bravo abrir una puerta. Entonces, Dios me lleva a estas ciudades que mencioné y allí prepara esta puerta.
Comenzamos a hacer reuniones familiares en esta casa, y estando ya unos meses nos fuimos al sur, pero estando en el sur Dios comenzó a despertar una carga. Comenzó a poner en mi corazón la ciudad de Jujuy de tal manera que me quitaba el sueño. Lloraba cada vez que oraba. Cada vez que pensaba en el norte y en esta ciudad especialmente, mi alma gemía y lloraba. Cada vez que oraba derramaba muchas lágrimas.
Compartí esto con el hermano Samuel Sórensen en una Convención de Mar del Plata y él me dijo: “..hijo...Dios te quiere y te necesita nuevamente allá..” así que volvimos a Río Gallegos, preparamos las cosas y salimos de una punta a la otra del país. Algunas cosas que teníamos la trajimos en barco hasta Buenos Aires, para luego seguir en tren hasta San Salvador de Jujuy.
No sabíamos lo que nos esperaba. No sabíamos como iba a ser la cosa, pero nos llevamos una sorpresa. Cuando llegamos a la estación, sin saber a donde ir, y con poco dinero para alquilar, esta familia de la que les hablé antes estaba en la estación esperándonos. Nos dijeron: “..Vengan a nuestra casa, quédense con nosotros..” ¡Bendito sea el nombre del Señor!
Así comenzó la obra de Dios en San Salvador de Jujuy. Hicimos la campaña con nuestro querido hermano Oscar en el año 1968 y como resultado de esa campaña Dios proveyó el terreno donde estamos actualmente.
Hoy en día, damos gracias a Dios por los obreros que han salido. Varios de ellos están en la provincia, algunos en otras provincias y aún en otros países. Pero en estos días ha surgido un nuevo clamor en mi alma: “..Señor... ¿Estoy haciendo todo para lo cual tu me has enviado a esta ciudad?..”, porque veo con desesperación que la ciudad se agranda. De los cientoveinte mil habitantes que había cuando llegamos, ahora hay casi cuatrocientos mil habitantes.
Cada vez que voy por la ciudad no voy mirando vidrieras ni mirando las calles, VOY MIRANDO A LA GENTE, y mi corazón se inquieta dentro mío por multitudes que van y vienen y pregunto: “..Señor, ¿Qué puedo hacer? ¿Qué tengo que hacer para que venga a esta ciudad un nuevo mover..? Dame una gracia para poder llegar a toda esta gente..”
Mi corazón se desespera realmente. Mi corazón quiere saltar dentro mío porque veo, (de la misma manera que Pablo), la ciudad entregada a la idolatría, a la violencia, a la pobreza, a la miseria. ¿Cómo es tu ciudad Pastor querido? ¿Hay una carga dentro de tu alma? Dios no te ha enviado para que plantes un negocio o alguna otra actividad y luego empezar a hacer las cosas. ¡NO! ¡Dios nos ha enviado para que anunciemos y prediquemos la palabra de Dios y para hacer la obra que Él nos ha enviado a hacer para su honra y su gloria!
Pastor Julio Flores (La visión de Dios para una ciudad)

martes, 26 de octubre de 2010

Buscando la guía de Dios

Dios conoce mi pasado, conoce mi presente y también conoce mi futuro. Dios sabe donde “quepo” yo, él sabe para que soy bueno y en que puedo ser útil. Hermano, es posible que nosotros en nuestra vanidad y deseos personales queremos una cosa y no servimos para eso, pero Dios sabe para que servimos, y no hay mejor cosa que descubrirlo. Dijo Saulo de Tarso: «..Señor, ¿qué quieres que yo haga?..» No es lo que queremos nosotros sino lo que quiere el Señor.
La primer cosa que tenemos que hacer si queremos un cambio, es consultar a Dios, y esa consulta no es a la ligera. Mientras mas grande sea el paso que usted va a dar, mas tiempo tome con Dios.
Es cierto que en algunas ocasiones no podemos estar orando una semana. Recuerdo que en uno de mis viajes sirviendo al Señor me encontraba en una carretera bien desierta y teníamos que ir a otra ciudad. Estábamos sin dinero y con las maletas en la calle. Eramos dos personas, y no venía nadie, pero oramos al Señor, y confesamos en fe: “..Señor, si en cinco minutos tú no nos provees un auto que nos lleve, estás queriendo decir que nos quedemos..” y antes de los cinco minutos apareció alguien en esa carretera desierta y nos llevó. Tenemos que depender del Señor en todo.
David consultó al Señor porque quería andar en el Espíritu. ¿Cómo quiere andar usted? ¿En la carne o en el Espíritu? David le preguntó al Señor y le dijo: «...¿Subiré a algunas de las ciudades de Judá?...» y Dios le respondió diciendo: «...Sube...» pero David volvió a preguntar: «...¿A dónde subiré?...» Hermano, ¡Dios es específico! y vuelvo con el ejemplo del casamiento: ¿Me casaré algún día? ¿Con quién me casaré? ¿Me voy a quedar viudo toda la vida? Si quiere complicarse la vida vaya nomás y haga como le parece, pero si quiere servir a Dios y obtener su bendición tiene que esperar en el Señor.
Ahora, aplique esto a otras cosas: "..¿Haré esto? ¿Dónde lo haré? ¿Hay un lugar específico en donde lo voy a hacer?.." Cuando uno busca la guía del Señor él nos guía. En cambio, si usted ya está decidido por una cosa ¡No ore!, porque no está buscando la guía de Dios, sino que está buscando que Dios apruebe lo que hay en su corazón.
Querido consiervo, es mejor dejar el corazón en blanco. Si usted no está seguro, si no tiene paz, si no hay alegría, no se mueva. Personalmente creo que hay dos sentimientos que indican la voluntad de Dios: Paz y alegría. Si usted tiene una invitación y no sabe que hacer, ore a Dios con todo su corazón, y si tiene paz, ¡Adelante!, si tiene alegría, ¡Adelante! pero si pierde la paz y no tiene alegría no se mueva.
Pastor Hugo Contreras (Formados para obedecer)

miércoles, 20 de octubre de 2010

Cristo y la iglesia luchada

Si seguimos un poquito más adelante, encontramos que a la iglesia de Esmirna le dice: "..Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza. (pero tu eres rico), y la blasfemia de los que dicen ser judíos, y no lo son.." (9)
O sea que aquí está hablando de una iglesia atribulada, ¿Pero como puede ser esto? ¿Acaso la iglesia no tiene que estar en victoria? ¿Por qué la iglesia se siente atribulada? ¿Por qué los problemas parecen más grandes que la iglesia? Nunca los problemas pueden ser más grandes. Recordemos lo que dice la escritura, que El nunca pondría mayor carga de la que nosotros podamos sobrellevar. Dios es fiel, y sabe hasta que punto podemos soportar.
Yo siempre he dicho que si tenemos que pasar tribulaciones y momentos difíciles, Dios no nos va dejar a la deriva, nos va a preparar para el tiempo difícil, para que podamos sobrellevar las tribulaciones.
Aquí encontramos una iglesia atribulada, que al parecer quería llevar los problemas por si sola, como muchas veces nos encontramos nosotros, rodeados de problemas y no aguantamos más. ¡Estamos atribulados! ¡Pensamos que nos vamos a morir! ¡Estamos desalentados! El otro día, la esposa de un pastor de muchos años, me dijo: "..Hermano, no aguanto más, toda mi vida, toda mi juventud la he dedicado al servicio a Dios.." como queriendo decir, ¿Y qué me ha pagado Dios? "..La cama que tengo no sirve para nada, prefiero dormir en la calle.." ¡Así me dijo! Cuántas personas se sienten atribuladas, porque hay momentos difíciles, de aparente soledad, de angustia, de tribulación. Estamos como los discípulos, atribulados en el mar embravecido, y no nos damos cuenta que El está ahí, en medio de nosotros, como estaba con los discípulos, porque de repente dijeron: "..¡Señor, sálvanos que perecemos!.." (10)
¿Recuerdan a Pedro? El era un discípulo alentador, pero después fue un discípulo desalentador. Y cuando vio que el Señor había muerto, se sintió tan mal, que no solo quiso dejar el camino del evangelio sino que arrastró también a sus compañeros. ¡Qué desaliento! Pero el Señor resucitado sale al encuentro de ellos. ¡Gloria al Señor! A veces, cuando pienso en estas cosas me doy cuenta que no somos dignos de tanta misericordia. Si yo miro mi propia vida digo: "..no soy digno de muchas situaciones.." Sin embargo, El es fiel, y no se ha apartado de la iglesia del Señor.
Pastor Abelardo Cabrera (Jesucristo y su iglesia)

lunes, 18 de octubre de 2010

Los hermanos amados

En la congregación local es necesario tener hermanos amados, queridos, apreciados por el resto, son los hermanos colaboradores, que, como siempre digo, son aquellos, que, como los pastores, se echan la Iglesia al hombro y, que por su conducta, fiel, leal y trayectoria, ejercen una función que complementa en forma preciosa todo el trabajo de la Iglesia. Sin estos hermanos amados por todos seria imposible realizar la tarea.
Estos hermanos, miembros de la familia cristiana, ayudan a lograr la unidad de todo el Pueblo del Señor y, a través de ellos, se manifiesta el precioso y sagrado aceite de la unción, el refrescante y vigorizante rocío, conocido por su abundancia.
La bendición profética de Aser (sea el amado de los hermanos) es muy destacado y sobresale marcando su importancia en los colaboradores que muestra en el libro de Los Hechos “..escoged, pues, hermanos de entre vosotros, que sean de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo, y de sabiduría..”
También se destaca la discípula Dorcas, que significa “gacela”; ella estaba llena de actos de misericordia que hacía, era querida por toda la gente; murió y Dios lo usó a Pedro para resucitarla y, muchos creyeron en el Señor por ese milagro.
Otro destacado hermano amado es Bernabé, que significa hijo de consolación, “..dado a la obra de Dios, entregando todo de si por amor al Señor..” Este hermano amado ayudó a Saulo de Tarso en sus comienzos, cuando todos lo rechazaban a Saulo, porque no le creían, le tenían miedo y escapaban de él; pero Bernabé le recibió, le llevó a los Apóstoles, lo ayudó a entrar y lograr la aceptación y comunión con toda la Iglesia.
Bernabé fue enviado a Antioquía para ayudar en el gran mover de Dios que se había producido en aquella ciudad, para animar, consolar y fortalecer a los hermanos, para que permaneciesen fieles al Señor, porque Bernabé era varón bueno y lleno del Espíritu Santo y de fe. Un hombre que se destaca por su madurez, sabiduría y capacidad de ayuda a los ministerios.
Notemos también, como siguió siendo de ayuda al desarrollo del propósito de Dios con Saulo, a quien fue a buscarlo a Tarso y lo trajo con él a Antioquía, de donde también salió enviado con el mismo Saulo que después fue el Apóstol Pablo.
Este hermano amado era muy útil entre los hermanos. Bernabé estaba entre los hermanos de confianza de los Apóstoles, a quienes les parecía bien encargarles responsabilidades delicadas. La Biblia lo destaca como uno de aquellos que eran considerados principales entre los hermanos, como también Silas y Timoteo.
Pastor Carlos Cabrera (El poder de la bendición profética)

domingo, 17 de octubre de 2010

Necesidad de obreros sencillos

“..Necesitamos las grandes campañas y es maravilloso contar con grandes iglesias, pero no debemos olvidar que en medio de la sociedad que vivimos hace falta también obreros sencillos y bien fundados. Sólo ellos pueden plantar los principios bíblicos y presentar a todo hombre maduro en Cristo Jesús. Necesitamos discípulos que sirvan en grupos pequeños y que a la vez sean dirigidos por líderes que tengan corazón de padres. Todos sujetos unos a otros funcionaremos como el cuerpo de Cristo.
En Mateo 9:37 y 38, Jesús compartió con sus discípulos una verdad muy básica e importante: “..la mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies..” Tommy Hicks repitió más de una vez: “..La iglesia busca mejores métodos, pero Dios busca mejores hombres..”
Estos “mejores hombres” salen de la “escuela de Dios”.
Cuando nos sentamos a oír a estos hombres de Dios es como si nos deleitáramos participando del pan recién sacado del horno, pero nos cuesta aceptar que el pan caliente sale de un horno caliente.
Es posible que este pensamiento esté muy unido al relato bíblico de la experiencia de los tres jóvenes hebreos a los que Nabucodonosor mandó echar al horno calentado siete veces. Ellos estuvieron dispuestos a entrar “por su fe” al interior de dicho horno, quedamos boquiabiertos de esta tremenda victoria, pero debemos recordar que ellos eran igual que nosotros, sólo que estuvieron dispuestos a dar un paso de fe plenamente convencidos que el Dios a quién honraban podía librarlos.
Para salir del horno caliente con un mensaje caliente, hay que estar dispuestos a creer que Dios no fallará cuando andamos en sus caminos y estamos dispuestos a confiar en él.
La necesidad es muy grande y necesitamos un despertar en cuánto a servidores. Gracias a Dios por los doctores de su palabra y por los grandes maestros en divinidad, pero para recoger la cosecha hacen falta obreros..”
Pastor Hugo Contreras (Tomado del Libro “Hasta lo último de la tierra”)

sábado, 16 de octubre de 2010

La "patrulla chiflada"

"..No hay mayor premio para un padre o una madre, para una familia que alcanzar las metas propuestas, y más que las metas los eternos propósitos de un Dios que planeó cosas antes de la fundación del mundo.
Esta familia, que tuvo su origen en Mar del Plata, donde un puñadito insignificante de hombres con sus esposas nos pusimos de acuerdo en darnos la diestra de compañía con otros que ya estaban funcionando en este trabajo, y levantar nuestros ojos hacia lo largo y lo ancho de nuestro país, traspasar las fronteras de nuestro país y llegar aún mas allá de los océanos y llevar el mensaje de la palabra de Dios.
Si tuviera tiempo para historiar diría que de los que estábamos presentes, no todos teníamos un historial, un gran patrimonio, ni una gran historia delante de nosotros. Cada uno, especialmente el que está hablando, teníamos en nuestra espalda una historia triste y fea para compartir. La única nota hermosa de mi vida, era el día que me encontré con Cristo. El día que El hizo algo en mí, el día que El comenzó una obra en mi vida. Obra que todavía El no la ha concluido conmigo, y creo que no la ha concluido con ninguno de vosotros, pero que tengo plena fe y plena confianza que he de arribar a las moradas celestiales perfecto, conforme a la imagen y semejanza de Cristo, porque así está escrito en su palabra, que seremos transformados, y seremos como El es.
Yo ansío el día, cuando podré ponerme al lado de mi hermano mayor, y ser como El. Mientras tanto le sigo, a veces corriendo, a veces caminando, algunas veces arrastrándome, pero hasta el día de hoy le sigo, y le sirvo con todo mi corazón. No ha sido fácil este camino, pues comenzamos de la manera más sencilla, tal vez siendo el hazmerreír de mucha gente, y hasta alguno por allá en una lógica ocurrencia nos llamó “La patrulla chiflada”, porque de chiflados y locos teníamos mucho, porque hacíamos cosas que a simple vista eran las ocurrencias mas disparatadas, mas inconcebibles, y teníamos los atrevimientos y las osadías que solo locos pueden tenerlas.."
Pastor Celcio Contreras

jueves, 16 de septiembre de 2010

Dios ensaya a nuestra fe

“..Ensayo es practicar, es entrenarse en algo con un propósito. Es una prueba de lo que se quiere hacer, para luego llevar a cabo con claridad lo que será efectivo. Lo firme, lo bueno, lo real.
Generalmente, todas las cosas pasan por un ensayo previo. Sería muy difícil sacar algo auténticamente perfecto, sin haber ensayado.
Cuánto mas perfección se le adjudica a una obra, tanto más habrá sido el tiempo de ensayo. Dios, siendo el creador absoluto de todas las cosas, nos deja ejemplos de ensayos en algunas de sus obras.
Cuando creó al hombre, lo hizo a su imagen y semejanza, deseando tener una descendencia santa para él en ese hombre. El hombre hablaba con Dios, dialogaba con su Hacedor, andaba el hombre en una santidad perfecta delante de Dios. Y si no hubiera venido el pecado, Dios hubiera tenido una descendencia totalmente inmaculada.
Pero el primer Adán falló. Dios preparó para sí un hombre que no fallaría jamás. Se llama Jesús.
Sí. Hay mucho que ver en cuánto a los ensayos de Dios en sus propias obras. Y si Dios es Dios de ensayos. ¿No lo seremos nosotros que somos sus criaturas? La palabra “prueba”, significa “ensayo”. Dios ensaya nuestra fe, para llevarnos a cosas mejores..”
Pastor Manuel Romero (El músico santo)

domingo, 12 de septiembre de 2010

La iglesia, una fábrica de obreros

"..El calendario de Dios indica a nuestro tiempo como el "..día de salvación.." y en este DIA DE TRABAJO actual la iglesia local por grande que sea, no puede atender ella sola la urgente necesidad de este mundo. Por eso, en cada iglesia debe practicarse la multiplicación de obreros y obras. ¡No tenemos que quedarnos con una congregación solamente! ¡Tenemos que formar a través del discipulado nuevas congregaciones!, como ésta y mas grandes que ésta, porque eso es lo que Dios quiere hacer en este "..día de salvación.." Jesús nos enseñó eso, él fué el primero que llamó y preparó a sus discípulos a los cuáles también llamó apóstoles. La iglesia debe ser como una fábrica que produce obreros para abrir obras nuevas en otros lugares.."
Pastor Carlos Cabrera (Día de trabajo)

sábado, 11 de septiembre de 2010

Los procesos que Dios permite

"..Tener la guía del Espíritu Santo no significa que no vamos a tener que enfrentar circunstancias desfavorables. Sólo Dios sabe cuántos siervos y siervas del Señor, cuántos predicadores, cuántos discípulos están desalentados, porque pensaron que el llamamiento era solo "contar glorias".
Hoy en día, hay muchos predicadores que sólo "cuentan glorias" pero no hablan de los grandes enfrentamientos que tendremos contra las tinieblas. De esos procesos que Dios permite y que sin dudas van a dejar marcas en nuestro carácter, (Como los azotes que dejaron marcas en las espaldas de Pablo y Silas), que van a templarnos, que van a modelarnos, que nos van a llevar a la madurez, que nos van a llevar a nuevas y mejores etapas en Dios. ¡Señor ayúdanos!
No te sientas mal si otros vienen contando grandes victorias, porque si eres fiel también las vas a contar, pero cuando vengan las grandes batallas a tu vida no te olvides que el mismo Jesús (Nuestro perfecto modelo) fué guiado por el Espíritu en el camino de la humillación y el quebrantamiento, que la guía del Espíritu lo condujo al desierto, que la guía del Espíritu lo condujo al camino de la cruz, pero él no se desalentó ni retrocedió un sólo centímetro, sino que fue a la cruz, y aún descendió hasta el mismo infierno para quitarle las llaves al que tenía el imperio de la muerte. ¡Valió la pena el precio pagado por Jesús!
Pastor Orlando García (La guía del Espíritu II)

viernes, 10 de septiembre de 2010

Hombres de destino

Es propio de hombres de destino, fundirse de tal forma con la visión que ha cautivado sus almas, y a la cual se han entregado, que sus propias vidas se pierden, desaparece la humana mezquindad que mide cada paso y esfuerzo, y el ser se arroja a las llamas del altar como holocausto, como ofrenda grata. Ya no importa el yo, el yo no existe, se ha desvanecido, se ha fusionado con la obra encomendada, para ser solo el reflejo de esta.
Pablo lo vivió en carne propia, y lo manifiesta cuando dice: "..Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí.."
Ya no importaban las cárceles, los azotes, los peligros. Ya no importaban los trabajos, las fatigas, los desvelos. Su dolor era por sus hijos: "..Por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto.." Todo su ser estaba comprometido con la tarea, hasta llegó a decir: "..Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, mo gozo y regocijo con todos vosotros.."
Ya no era que no podía detenerse, sino que no quería detenerse.
Como aquella buena madre que entrega su vida por dar a luz a su hijo. Aunque sepa que quizá corra serio riesgo de morir en el parto, pero en ese momento su vida ya no vale, sólo quiere ver nacer a ese fruto de sus entrañas. Quiere que él viva, aunque le cueste la vida.
Ese vino derramado sobre el altar, tenía valor. No era vino ordinario ni agrio, era el mejor vino, por eso servía. Era una ofrenda grata. pero era tal el desprendimiento de sí mismo, que ni siquiera mantenía su identidad como ofrenda, sino que se derramaba, perdiéndose en la identidad de lo ofrendado.
Esto es propio de verdaderos siervos, no destacarse a sí mismos, sino desaparecer en Jesús y su obra. Juan el Bautista lo dijo: "A El le conviene crecer, a mí menguar". Y Pablo manifiesta: "..Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.."
Es el yo egoísta y mezquino que impide que me derrame sobre el altar, pero cuando ese yo muere, y a veces es un proceso duro y difícil, se produce esa identificación maravillosa. Podemos entrar en la categoría de los que pierden su vida y no entre aquellos que la guardan de manera mezquina.

Pastor Roberto Sórensen (Tomado de libro "El triunfo del sistema de la fe")

sábado, 4 de septiembre de 2010

Una iglesia con dirección clara

Recientemente, hablé con tres pastores distintos. Uno estaba completamente enfocado y entusiasmado acerca de su llamado y la obra que tenía que hacer. Me contó sus planes y la estrategia para establecer su iglesia. El segundo no estaba seguro de lo que quería en la vida. De hecho, estaba tan "echado hacia atrás" que sentí como si no le interesara la vida. El tercero era un joven que había sufrido una desilusión en una relación que estaba tratando de comenzar con una joven (él es joven y quiere casarse). Cuando ella le informó que no estaba interesada en él, él pidió ser relevado de sus responsabilidades por un tiempo (Finalmente aceptó la desilusión y se quedó en la iglesia).
¡No hay dudas respecto a cuál de ellos prosperará en su llamado! Es el que tiene su rostro "como un pedernal", que está enfocado y determinado a tener éxito: "..Porque Jehová el Señor me ayudará, por tanto no me avergonzé; por eso puse mi rostro como un pedernal, y sé que no seré avergonzado.." Isaías 50:7
Jesús dijo que el hombre que pone sus manos en el arado y mira hacia atrás no es apto para el reino de Dios (Lucas 9:62). Tenemos que ser invariables en nuestro propósito. Si nuestra costumbre es desanimarnos y mirar hacia atrás, el diablo nunca cesará de plagarnos con circunstancias desmoralizantes.
David Barlok (Tomado del Libro "Meditaciones para el Camino")

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Un mensaje con sonido claro

"..Dios desea de nosotros, los que predicamos la Palabra, tengamos un alto nivel espiritual, a través de la oración, el ayuno y la búsqueda de Dios, pero, ¿Queremos oir realmente la Palabra que sale de la boca del Señor?.
Tenemos que avanzar día a día y emitir un sonido claro en esta hora de confusión. Tiempo en donde muchos predicadores hablan más de prosperidad que de arrepentimiento.
Ezequiel tenía prohibido mezclar el mensaje: "..Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás, y tú no lo amonestares de mi parte...el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.."
Un día tendremos que dar cuenta. No pretendamos ser "mas buenos que Dios". Solamente él es bueno, y nos ha dado una trompeta, para que emitamos un sonido claro, terminante y profundo.
No queremos ser censuradores ni legalistas, o estar solamente con el látigo en la mano. Ni ser tan conservadores que sólo transitaremos una vereda. Debemos hablar de la misercordia, el amor y aún de la prosperidad, pero también del juicio, la condenación, el infierno y la ira de Dios.."
Pastor Orlando García (Las trompetas de Dios)

lunes, 23 de agosto de 2010

Guardados en Espíritu, alma y cuerpo

"..Cuando alguien se entrega por completo al Señor, Dios toma su vida y lo guarda en espíritu, alma y cuerpo. Y la Palabra de Dios pone un orden aquí: Primero, el espíritu; segundo, el alma; y tercero, el cuerpo. Es la cuenta que hace Dios.
El espíritu es la parte nuestra que tiene que ver con Dios. Dios viene a nuestro espíritu. En la redención, Cristo resucitó nuestro espíritu, lo sacó del sepulcro del pecado, lo levantó para tener comunión con Dios. Una vez que el evangelio nos alumbró, que el Espíritu Santo nos convenció, que creímos en Cristo, que le pedimos perdón por nuestros pecados, que nos arrepentimos y fuimos salvos por su sangre, nuestro espíritu resurgió y estamos en comunión con él.
Nuestra alma es un mundo complicado. Es el mundo de las emociones, de los sentimientos, de los pensamientos, de la mente, de la voluntad, de los afectos, ¡Y cuidado con eso! Ese mundo es tan complicado que aún los psiquiatras, psicoanalistas y neurólogos con todo el conocimiento que tienen no pueden ayudar a muchos enfermos del alma. No pueden ayudar a personas que sufren tensiones emocionales o problemas afectivos o depresivos, a personas que sufren de los nervios, que tienen inestabilidad emocional, a personas que han sufrido engaños familiares y tienen heridas sangrantes.
¿Sabe porqué? Porque nuestra alma necesita a Dios. El que hizo el alma la conoce. El conoce todas nuestras necesidades del alma, por eso el Salmista decía: "..¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.." ¡No lo dejes al Señor! ¡Ponélo en primer lugar! ¡No te confundas! ¡No te mezcles emocionalmente con cualquiera! Amá primero al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
Y cuando el alma y el espíritu están en el Señor Jesús, el cuerpo está en óptimas condiciones, porque el cuerpo (Que la Biblia deja para lo último) y que tiene sus necesidades, cuando está controlado por el espíritu, y cuando el alma está sujeta a Dios, cumple el fin que Dios le ha establecido: Ser el templo del Espíritu Santo, donde Dios puede habitar en santidad.."
Pastor Carlos Cabrera (Somos guardados por Dios)

domingo, 22 de agosto de 2010

Cien veces más bendición

“..Quizá en estos días te has hecho esta pregunta: ¿Qué gano con ir a la iglesia? ¿Qué gano con buscar a Dios? ¿Qué gano con leer la Biblia? ¿Qué gano con orar? Y Jesús en esta noche te contesta ¡HASTA CIEN VECES MAS GANARAS! buscando la presencia del Señor, ¿Cuántos pueden creer a esto? ¿Cuántos pueden decir esto es para mí? ¡Cien veces más! Cien veces más bendición de Dios para tu vida. Pero primero tienes que aceptar el desafío de darle a Dios. Dios no puede Dios darte si tu no das el paso de creer que Dios te va a devolver en un cien, en un doscientos, en un trescientos por ciento lo que tu le das dado al Señor..”
Pastor Rubén Córdoba (El Amor a Dios)

miércoles, 18 de agosto de 2010

Agradezca a Dios por su Pastor

"..Espero que usted no sea una oveja que anda siguiendo la voz de cualquier Pastor, porque por ahí va a venir alguno disfrazado de Pastor y me lo va a llevar al infierno. No ande siguiendo a todos los Pastores. Agradezca a Dios por el pobre que tiene. Ore por el. Ayúdelo. Adórnelo un poco para que sea mejor, pero no vaya tras otros Pastores. Hay buenos Pastores en Buenos Aires, pero debemos conocer nuestro rebaño. ¿Usted conoce su rebaño? ¿Conoce su corral? Aunque este sea un corral, es su "corralito".
No vaya por otros corrales. Vaya de paseo. Y cuando vaya de paseo llévese algún "moñito" para distinguirse entre los demás. Báñese, perfúmese, y luego de la fiesta salga, si es posible como la "cenicienta" (Antes de las doce de la noche).
Vuelva a casa. Venga a su congregación. Como dice la Biblia. "..No dejando de congregarnos. como algunos tienen por costumbre.."
Pastor Celcio Contreras (Conoce el Señor a los que son suyos)

martes, 17 de agosto de 2010

Una herencia gloriosa

"..Debemos tener cuidado que el espíritu de este mundo no nos contamine, y nos lleve a correr alocadamente en pos de lo perecedero, olvidándonos que Dios ha preparado UN HERENCIA GLORIOSA para sus hijos, y que pronto abandonaremos este mundo lleno de conflictos y de problemas y entraremos en aquel reino eterno, en aquellas moradas que el Señor fue a preparar para los que le aman y para los que le buscan y le siguen con todo su corazón.
Algunos pensarán "..esto es una locura...es una fábula..todo esto es una ilusión.." "..Ahora con todos los adelantos de la ciencia actual y la inteligencia humana se están descubriendo muchas cosas.." Yo pregunto ¿Que cosas se están descubriendo que favorezcan a la gente? ¿Que le de seguridad? ¿Que la salve? ¿Que la bendiga? ¿Que le de paz o la haga feliz? ¿Que soluciones tiene la ciencia de hoy para los miles de conflictos actuales?
Al contrario, el adelanto y la técnica nos ha acarreado mayores problemas, mayores gastos, mayores sacrificios, mayores esfuerzos, mas hambre y pobreza en el mundo. ¿No es así? Este mundo pasa y sus problemas, mas el Señor nos ha preparado una morada eterna, una herencia gloriosa.."
Pastor Samuel Laborde (La herencia de Dios)

miércoles, 11 de agosto de 2010

La razón de ser del Movimiento Cristiano y Misionero

El Movimiento Cristiano y Misionero tiene su razón de ser en el hecho de conseguir enviar predicadores que proclamen el evangelio a todas las naciones, cumpliendo con la última ordenanza de nuestro Señor Jesucristo: “Id y haced discípulos a todas las naciones de la tierra”.
Nuestro trabajo consiste en 5 puntos: Evangelizar, establecer, hacer discípulos, formar obreros y abrir obras, conforme a las sagradas escrituras. Para este fin debemos cumplir con los siguientes principios: Llamamiento, Guía del Espíritu Santo, Vida de fe, Discipulado y Ministerio de cuerpo.
El M.C.yM. somos una familia con identidad propia, es decir, idiosincrasia, cultura, costumbres, personalidad, forma de ser, etc. Tuvimos el privilegio de haber conocido personalmente a nuestros padres espirituales, es decir, a los fundadores de esta visión, incluso vivir con la familia de uno de ellos, en su propia casa, haciendo el discipulado.
Al estar allí, se nos metió hasta en los huesos el espíritu y la vida misma de esta visión, nosotros vimos (de ver), como eran nuestros Pastores que comenzaron la obra del M.C.yM, el amor de ellos al Señor, despojados de toda avaricia, sirvieron al Señor con humildad, entregaron todo, su propia vida y lo que tenían por esta visión, se consagraron al que los llamó, dejándonos el legado de esta familia hermosa para que continuemos, generación a generación, en el mismo rumbo y destino que nos enseñaron.
Ellos vivieron dependiendo de Dios y sus recursos. Nos enseñaron a vivir por fe, experimentando la realidad práctica del cumplimiento de las promesas de la Palabra de Dios. Siempre caminaron por una palabra del Señor y diciendo: “..No hay obra sin obrero, lo importante es el obrero..”, enfatizando la multiplicación de obreros, el proceso en la escuela de Dios, el discipulado, “..El Dios que me llama, me sostiene, y el sostén del obrero es la provisión de Dios, en el lugar donde él te pone están los recursos para hacer su obra; el obrero es digno de su salario, el que trabaja del evangelio viva del evangelio. No te conformes con menos de lo mejor que Dios tiene preparado para vos..”, dando énfasis en la vida de fe.
Mirando a los fundadores de esta visión, recordamos que ellos no aceptaban títulos, solamente que se las llamara "hermana, hermano" Por ejemplo: "..el hermano Samuel, hermano Celsio, hermano Hugo, hermano Oscar, hermano Roberto, etc.." Lo mismo las hermanas; evidenciaron un tremendo espíritu de humildad, amor y servicio al Señor. Espero que siga en nosotros.
Pastor Carlos Cabrera

martes, 10 de agosto de 2010

El trabajo del Pastor

Quiero hablar un poco acerca del trabajo del Pastor. El Pastor es aquel que cuida de las ovejas, las defiende, se preocupa por ellas, siempre está atento a la necesidad de cada una.
Desde Abraham hasta Jacob y sus hijos, los patriarcas fueron ganaderos y pastores, todos ellos trabajaron al lado de un rebaño. En aquella época el rebaño no era confiado a cualquier persona. En pocas ocasiones era contratado alguien con un salario para cuidar el rebaño, la Biblia declara que generalmente el rebaño le era confiado al hijo del dueño del rebaño.
Esto nos da un claro simbolismo, Dios no encomienda su rebaño a cualquiera, Dios le da a sus hijos la responsabilidad de su rebaño y de ellos levanta ministerios pastorales. ¡Gloria a Dios!
Pero también había una demanda tremenda, el propietario exigía del Pastor el precio de todo animal desaparecido, ya fuese muerto, escapado o perdido entre los matorrales.
Pastor Miguel Ojuel (El Buen Pastor)

lunes, 9 de agosto de 2010

¿Argentinizar o evangelizar?

“..Si hay hermanos con un llamado para Africa, hermanos con llamado a las diferentes Naciones, les afirmo que las puertas de las naciones están abiertas. Hay que buscar cómo Dios quiere que trabajemos, de qué manera, la estrategia de Dios y no la nuestra.
No podemos “argentinizar” al mundo. Tenemos que evangelizar al mundo. No podemos llevar estrategias nuestras. Lo que tenemos que tener es el corazón de Dios, la estrategia de Dios y el mensaje de Dios, porque Dios no nos ha llamado a “nacionalizar” otros países, sino que nos ha llamado a llevar la Palabra del Señor. Reciban esto de parte de Dios..”
Pastor Miguel Ojuel (Un encuentro con Dios)

sábado, 7 de agosto de 2010

Tendencias erróneas

"..Tenemos que tener cuidado en este tiempo, porque las distintas tendencias, filosofías y enseñanzas que hay por todas partes, pueden dañar terriblemente nuestra sencilla fe y nuestra sencilla forma de creer en el Señor.
Cuando el apóstol Judas le escribe a la iglesia, dice que muchos dentro de ella habían errado en dos cosas importantes: La primera es que hablaban y enseñaban de la Biblia pero no la cumplían. Creo que cada uno de nosotros conoce personas que quieren exponer las escrituras y hablar alguna cosa elevada de Dios, pero que no cumplen ni obedecen lo que hablan.
La segunda cosa es que estas personas no obedecían los principios que los apóstoles habían dejado sobre la iglesia. Hermanos queridos, hoy en día, hay una gran inclinación a volcarnos a cualquier tipo de enseñanza que "suena linda" en el contexto del evangelio. Y estas personas hacían que la iglesia se incline de un lado a otro, dañando terriblemente a la enseñanza sencilla que desde el comienzo Jesús había puesto sobre la iglesia, pero Judas habla también de luchar y contender "con ardor".
Debemos contender y luchar para tratar de mantenernos como cristianos fieles y que han abrazado la verdad. Sin embargo, hay cristianos a los que hoy cualquiera viene y les "llena la cabeza" con enseñanzas que los hacen salir de la sencilla fe del evangelio.."
Pastor Ruben Córdoba (Enfermos de apostasía)

viernes, 6 de agosto de 2010

El propósito de las pruebas

"..Hermanos, debemos saber que es necesario que la prueba venga a nuestras vidas, para que se muestren los verdaderos cristianos, para que se manifiesten los verdaderos hijos de Dios, porque mientras hay bendición de aquí o de allá y todo marcha bien, no hay problemas en nuestra vida cristiana.
Pero el asunto es cuando la bendición es cortada, cuando la mano de Dios frena las cosas y aún cuando el enemigo toma de lugar de alguna manera en nuestras vidas. No estoy diciendo que el diablo hace lo que se le da la gana. ¡NO! Pero a veces Dios se lo permite para probarnos y para que luego sepamos donde estamos parados y quienes somos en verdad.."
Pastor Samuel Laborde (Aprobados por Dios)

jueves, 5 de agosto de 2010

La mejor estrategia

Muchas veces tenemos problemas y pensamos "..¿Como voy avanzar con estas dificultades?.." "..¿Cómo voy a alcanzar la victoria?.." Pero a Josué le pasó lo mejor que le podía haber pasado. Josué estaba mirando los muros de Jericó y quizá calculando cuántos soldados necesitaba, que estrategia o sistema de guerra utilizaría, pero de pronto apareció alguien y se puso delante de él con una espada desenvainada en su mano.
Josué se puso en guardia y le dijo "..¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?.." y este varón le respondió "..No, mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora.." Entonces Josué se postró y este varón le dijo "..Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo.." y Josué lo hizo así.
Que bueno es saber que la iglesia del Señor lavada por la sangre de Jesús y santificada por el Espíritu Santo es un territorio santo. Pero el pensamiento que quiero dejar es que Dios le quería demostrar a Josué que no habría necesidad de una estrategia militar para asaltar esos muros. ¡No! Dios los iba a derribar, y todavía Dios es poderoso para derribar toda fortaleza y todo muro que quieran impedir la victoria en tu vida.."
Pastor Orlando García (Conquistando la tierra)

viernes, 30 de julio de 2010

Una hora seria

"..La hora que vivimos es una hora seria. No es hora de vivir mediocres en la fe. No es tiempo de vivir de cualquier manera. Lógico que el mundo está "patas para arriba". Y porque el mundo está así ¿Nosotros también vamos a andar patas para arriba? Como dice la escritura «..a lo malo dicen bueno, y a lo bueno dicen malo..» ¡Así está el mundo! ¡Invirtió los valores! Las buenas costumbres no se conocen. Los buenos hábitos no se practican. La buena moral no existe. No hay justicia. No hay orden.
Vivimos un desorden y un caos total en todos los niveles de nuestra sociedad. Empezando por la familia, por los hogares. Hay desorden, caos, anarquía. Cada uno se maneja como quiere. ¿Y vamos a permitir que la iglesia se maneje así? ¿Dios va a permitir que la iglesia se maneje así?.."
Pastor Samuel Laborde (Aprobados por Dios)

sábado, 17 de julio de 2010

Las caras de la soledad

"..Eso es soledad. Sentirse sin la presencia de Dios. Por eso Jesús ya venció a la muerte como resultado del pecado y venció a la muerte segunda, que es la eterna ausencia de Dios para el alma en el mas allá.
Por esto, cada ser humano debe entregar su corazón y adorar a Jesús el Salvador. También vemos que Jesús no murió dentro de la ciudad de Jerusalén, sino que lo sacaron fuera de ella. Eso es otra cara de su soledad.
El Señor, al morir, no contó con aquellos que gozaron de su ministerio. Todos los que habían recibido sus beneficios ahora lo habían abandonado a la suerte de sus verdugos. No lo dejemos otra vez solo. Sigámosle y sirvámosle con amor porque él murió por todos nosotros.." (2 de Corintios 5:15).
Pastor Manuel Romero (El calvario, una historia de amor por excelencia)

domingo, 11 de julio de 2010

Sinceridad, lealtad e integridad

"..Creo que algunos, por orgullo personal, no quieren identificarse del todo con ningún grupo. Sencillamente, porque no quieren sujetarse. Quieren ser de algún grupo o familia pero no del todo. Siempre dejan alguna puerta abierta para tener "sus propias libertades o ideas". No quieren atarse del todo. Quieren siempre andar "noviando" con los distintos grupos sin llegar al "casamiento", porque, aunque no lo manifiesten, desean formar su "pequeño reino". El reino de su propio YO, de su propia sabiduría o convicciones.
No encajan bien en la familia por estar hinchados, llenos de suficiencia propia, de espíritu de independencia, de envanecimiento personal. Son como aquellos ladrillos medio grandotes que no encajan bien en la pared y no quieren ser canteados para calzar en su verdadero lugar. Por eso no quieren identificarse del todo.
Sin embargo, algún día tendrán que hacerlo para su propio bien y el de la obra del Señor. No se puede tener dos apellidos al mismo tiempo. Ha llegado el tiempo de las definiciones. Dios exige como nunca antes: Sinceridad, lealtad e integridad en todo.."
Pastor Roberto Alonso (Identidad espiritual)

martes, 6 de julio de 2010

¿Dónde estamos parados?

Mi primer iglesia es mi casa, y la Biblia enseña que nosotros somos sacerdotes. ¿No es así? Sacerdotes, en primer lugar de nuestra familia. El sacerdote debe velar por su casa, y debe orar por su familia, y debe ministrarle las cosas espirituales. Es una verdad de la Biblia. Y somos reyes no para imponer, no como teniendo señorío, no como quién se siente el "mandamás", sino como ejemplo. Hay una preocupación en mi alma y es esto, como nunca en este tiempo, hay una gran proliferación de grupos evangélicos. A decir verdad, yo conozco personalmente tres o cuatro grupos, pero en La Banda debe haber como cien grupos diferentes, con Pastores y Profetas de todo tipo. Pero así como esto pasa en todos lados, uno de los graves problemas de este fenómeno es falta de ejemplo y falta de una doctrina sana y limpia. Yo me pregunto: ¿Dónde estamos parados? ¿Hacia donde vamos? ¿Estámos en la sana doctrina? ¿Tenemos una vida limpia y honesta delante de Dios y delante de quién sea?
Pastor Samuel Laborde (Luchando por la sana doctrina)

lunes, 5 de julio de 2010

Lo que se requiere a cada uno es fidelidad

"..Hemos llegado a un momento muy importante en la vida de nuestra nación y también del mundo. Momento en el cual no hay otra solución para la humanidad y sus problemas. La razón es que no conocen a Dios, y que cuentan solamente con métodos humanos para solucionar la crisis.
Entre todo esto estamos nosotros como pueblo del Señor. Estamos disfrutando las bendiciones que trae consigo la vida cristiana. Nosotros sabemos cuál es la solución para el mundo. Sabemos lo que el mundo necesita. Estamos convencidos que si nuestra Argentina recibe a Cristo habrá hallado la verdadera solución.
Solamente si la vida de Cristo llega a los individuos podrá pacificarse el odio de clases y los que hoy son enemigos podrán darse una vez más la mano. Solamente si la verdad de Cristo entra en los individuos tendremos rectitud en todo lugar público, honestidad en la administración y en el comercio, y fidelidad en la vida privada. Solamente Cristo, el camino, nos puede librar de la idolatría y la oscuridad espiritual. Si usted está de acuerdo con esto diga AMEN.
Así llegamos a esta conclusión: Sabemos cuál es la solución para nuestra tierra. Y si sabemos y no hacemos nada o simplemente poco para dar esta solución al pueblo. ¿Cuál será nuestra responsabilidad?
De mi parte, he determinado dar y poner mi todo para que nuestra tierra llegue al conocimiento de Cristo y de su verdad.
Ciertamente, él es el camino y la verdad y la vida. Le ruego en el nombre del Señor que ore sobre esto, tomando su resolución y acción. Recordando que la responsabilidad es ante Dios; No los hombres.
Para cumplir esta tarea de dar el Evangelio a nuestra tierra, usaremos todos los medios buenos; Trabajo personal casa por casa, en los barrios, villas, ciudades y pueblos. Por medio de cultos al aire libre. Mostrando películas en forma de mensaje y carteles visuales. En los locales o templos dando lo mejor en la mejor forma. Enseñando la Biblia intensamente y adoctrinando a los creyentes en la labor.
Con el lema: Cada creyente un obrero cristiano. Por medio de Convenciones Nacionales, regionales y campañas de Salvación-Sanidad divina-Milagros.
No simplemente un programa, sino hombres y mujeres inflamados del amor de Dios, convencidos de que tenemos la solución. No confiando en nuestras habilidades aunque con gran habilidad, marchando sobre sus rodillas, dependiendo del poder habilitador del Espíritu Santo de Dios.
Nadie puede hacer este trabajo solo, sino que cada uno ha de encontrar su lugar en armonía con los demás, y ha de realizarlo sea predicando, o trabajando en el campo, la industria o el comercio y con su dinero sosteniendo la obra en las finanzas.
Sea como evangelista notable, Pastor, Maestro, ante los micrófonos o cámaras, o con la pluma. LO QUE SE REQUIERE DE CADA UNO ES FIDELIDAD.
Pastor Samuel Sórensen

martes, 29 de junio de 2010

El perfecto Dios y el perfecto hombre

"..Tenemos un gran sumo sacerdote. Ahora, yo pregunto ¿Qué es un sacerdote? Un sacerdote es alguien que ministra a Dios y representa a Dios para con los hombres, y a la inversa, representa a los hombres para con Dios.
Entendamos esto, Jesucristo es el gran Sumo Sacerdote, él representa a Dios hacia los hombres y representa a los hombres hacia Dios. Por eso se hizo hombre siendo Dios, para poder representar tanto al hombre como a Dios.
Jesús se compadece de mi porque sabe lo que yo siento, lo que sufro, lo que me pasa, y me conoce íntimamente porque un día se hizo igual a mi, se metió dentro de un cuerpo de carne y hueso igual al nuestro, sufrió limitaciones, sintió dolores, hambre, necesidades, frío, tentaciones, deseos malos, el pasó por nuestras experiencias, él conoce toda nuestra vida porque vivió igual que nosotros. Soportó luchas y dificultades, pero he aquí el gran grito de victoria de la Biblia “..pero sin pecado..”
¡Esa es la diferencia entre Jesús y los demás humanos! Todos hemos pecado ¿Verdad? Todos hemos caído bajo la tentación del pecado, hemos hecho lo que a Dios no le agrada, pero Jesús aunque fue tentado en todo igual que nosotros no cayó nunca.
¡Que grito de victoria! En este “..pero sin pecado..” está la cláusula por la cual nosotros, podemos confiar en Jesús. ¿Por qué podemos confiar en Jesús? Porque él fue sin pecado, el no falló, no falla, ni fallará jamás. ¡El es perfecto Dios y perfecto hombre también! ¡El es nuestro Salvador! ¡Mi Salvador es perfecto! Y tu salvador es perfecto y se llama Jesús. ¿No te alegra saberlo?.."
Pastor Carlos Cabrera (El trono de la gracia)

lunes, 21 de junio de 2010

¿Cómo honramos a Dios?

"..Hoy en día hay tanto "cambalache". Predicadores de por aquí y de por allá, pero que realmente tienen una vida "patas para arriba", que es una verguenza y que hacen del evangelio una fuente de ganancia o que buscan de esa manera la fama y los aplausos.
Jesús nunca buscó fama y aplausos. No buscó glorias humanas. Ni la fama ni la honra de la gente. ¡Que bueno que nosotros podamos tener la honra de Dios! Porque él dijo "..yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.." ¿Cómo honramos a Dios?, ¿Cómo nos honran nuestros hijos? ¿Con salamería o con hechos? Una de las cosas que trae honra a Dios es la obediencia y la sujeción. Que en verdad Dios nos ayude a honrarle estando sujetos y siendo obedientes y fieles a la palabra.
Yo no quiero ser un predicador de aquellos charlatanes que andan por todos lados, pero quiero edificar con lo mejor. Tal vez nadie me ve, ni me tiene en cuenta. Tal vez lo que estoy haciendo no tiene mucha apariencia y quizá hasta podemos llegar a pensar ¿Que pasa conmigo? Como David dijo un día "..Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.." Y hasta llegó a pensar: "..en vano he limpiado mi corazón.."
¿Se acuerda de esto que dijo David? A veces parece que los que andan mal y de cualquier manera son los que prosperan y están allá arriba; ¿No es cierto? Pero luego dijo: "..Hasta que entrando en el santuario de Dios. Comprendí el fin de ellos.."
Pastor Samuel Laborde ¿Cómo edificamos?

domingo, 20 de junio de 2010

Firmes en la obediencia

La mayoría de nosotros huimos instintivamente de la adversidad. Huimos de los problemas, el "estrés" y los conflictos matrimoniales, para mencionar solo algunas cosas. ¿Cómo debemos enfrentar los confilctos o tiempos de hambre espiritual? Dicho de manera sencilla, podemos vagar o quedarnos quietos, creyendo que El nos bendecirá en el sitio en que nos dijo que habitáramos.
Cada iglesia pasa por tiempos de sequedad y hambre espiritual. Nunca he visto una iglesia que haya tenido avivamiento continuo auténtico; Esa no es la manera en que Dios hace las cosas. El horno de la prueba es Su manera de sacar la escoria de Sus santos en ciernes.
"..Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese.." 1º Pedro 4:12
Sin embargo, he visto muchas personas que no pudieron darse cuenta que Dios quería que se quedaran en la tierra de hambre y salieron a vagar. Muchos de ellos vagaron directamente al mundo o a una vida estéril.
Isaac se quedó en el lugar en que Dios se había propuesto bendecirle. Los tiempos eran duros, pero el Señor le bendijo ante toda adversidad. No dejó que los conflictos que le rodeaban dictaran su camino en la vida. Era firme en obediencia, resuelto en su fe y comprometido con Dios.

Pastor David Barlock
(Tener fe para estarnos quietos)
Tomado de Libro "Reflexiones para el Camino".

sábado, 19 de junio de 2010

La iglesia, nuestro hogar espiritual

"..Todo cristiano o discípulo debe apreciar la Iglesia como el aula donde Dios le ha puesto para aprender y formarse; y como su hogar espiritual, no importando si sus miembros son o no son como uno. Si la integran muchos o pocos. Si son ricos o pobres.
Allí debe sentirse como un hijo, y allí debe crecer con las posibilidades o limitaciones que tenga. Porque todo cristiano, todo buen discípulo, debe ser instruido y equipado en su congregación, y a medida que pase el tiempo, la iglesia intervendrá, (directa o indirectamente), a través de todas sus funciones, sobre la vida de este individuo.."
Pastor Celcio Contreras (La importancia de la iglesia local)

Es mejor humillarse

"..Hermanos, permanezcamos humildes en la presencia de Dios. No hay ningún peligro en humillarse. No hay ningún peligro en confesar su necesidad. Es mejor ir para abajo, es mejor humillarse, es mejor que me insulten, que piensen que soy un estúpido, que soy un ignorante, que no se nada. Es mejor eso, porque cuando fuere tiempo el Señor nos ensalzará. Cuando fuere tiempo El nos levantará por su gracia y por su misericordia. Y si El ve mas propicio dejarme a mi allí abajo, quiero ser un vaso allí abajo, antes que estar por mis propios medios arriba, y venirme como una hecatombe para abajo.."
Pastor Samuel Sórensen. (El triunfo del sistema de la Fe)

Comunión y unidad entre los músicos

"..¿Seríamos capaces de contar en cada culto lo mal que nos comportamos durante el día? ¿Lo liviano y lo negligente que habremos sido? Pues estoy seguro de que no lo haríamos porque nos amamos a nosotros mismo un montón. Creo que jamás nadie se expondría a tal "auto-vituperio". A no se que se vea quebrantado por el Espíritu Santo en cada culto. Bueno, de la misma manera con la que trato a mi persona, debo tratar a mi semejante.
A menudo nos encontramos con personas que se olvidan de que Dios los amó, con todas las manías habidas y por haber en sus vidas, y tratan al pobre y débil cristiano nominal, como si este no fuera digno de la sangre que nos limpia de todo pecado. La sangre preciosa de Jesús.
Y estas cosas acontecen en todas partes y a muchos; aunque no fueren músicos, pero si anhelamos ser eficientes y excelentes en el ministerio musical, debemos erradicar cada día, aquellas cosas que interrumpen la comunión y la unidad entre los músicos. El salmo 133, nos lo dice muy bien a todos.."
Pastor Manuel Romero (El músico santo)

lunes, 14 de junio de 2010

Al lado de Dios

En Dios no podemos ir nosotros adelante y Dios atrás. No podemos ir nosotros atrás y Dios adelante. Yo tengo que ir al compás de cómo Dios va caminando. Entonces, camino con Dios y escucho lo que El me habla, y el va escuchar lo que yo le digo. ¿Esta claro esto?.
Usted quiere hablar con Dios, y Dios ni se entera donde esta usted. Personalmente, le digo que yo quiero caminar con Dios, y esto no es nada raro, no es orgullo ni nada, si la Biblia me esta diciendo: "..caminó Enoc con Dios y no vio muerte porque lo traspuso Dios.."
Se dice que él estaba mas cerca del cielo que de la tierra y que por eso el Señor se lo llevó, pero tuvo testimonio de haber agradado al Señor. Así que, si usted quiere hablar con Dios y quiere que Dios lo escuche, pues póngase al lado de Dios. ¡Póngase en oración! ¡Busque a Dios en ayuno! Háblele y cuéntele todo a Dios.
Cuando voy a la presencia de Dios le cuento todo lo que me pasa al Señor, creyendo que Dios me va a decir todo lo que piensa de mi y que es lo que va a hacer y por eso yo no voy a fracasar. ¿Por qué no voy a fracasar? Porque estoy al lado de Dios y porque Dios esta al lado mío, Amén.

Pastor Oscar Castro (Los reedificadores)

Aprender su voluntad

"..En el libro de Los Hechos, Ananías habla a Saulo: "..El Dios de nuestros padres te ha escogido para que cumplas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca.." Cuando Dios nos habla es para mostrarnos su voluntad. Cuando tenía tres meses de convertido, le pedí a Dios que me hablara y en una reunión vi una visión, pero quería estar seguro de que era la voz de Dios, pues escuché su voz audible. Entonces Dios envió a su siervo, el hermano Jorge Veach, y me confirmó por Isaías capítulo seis lo que él me había hablado.
Allí entendí su voluntad. Entendí que él me había llamado. ¡Que triste es cuando pasan los años y no podemos entender la voluntad de Dios para nuestras vidas! Es que no aprendimos a oírle.
A veces queremos saber la voluntad de Dios para los demás y andamos tratando de averiguar lo que Dios quiere con otros, pero como dijo una vez el hermano Samuel: "..Apenas podemos descubrir la voluntad de Dios para nosotros, ¡Que vamos a saber para otros!.."
Se levantan muchos con otras visiones. Profetas falsos que hablan de lo suyo y quieren meterse en esta familia espiritual y desviarnos. Pero nosotros estamos plantados "junto a las aguas" y hemos encontrado algo maravilloso en nuestra familia.
Dios nos ha hablado y aquí permaneceremos y nada nos podrá mover. Jamás pensé ni siquiera por un momento moverme de esta familia. Sé que tiene mucho de Dios y él quiere hablarlo a tu alma para que conozcas, veas, y tengas la visión y entonces quedarás "clavado" donde El te puso cumpliendo su voluntad.."
Pastor Néstor Carreras (¿Sabe ud oir la voz de Dios?)

sábado, 12 de junio de 2010

Cada día mas necesitados de Dios

"..La convención depende mucho de cada uno de nosotros. ¿Venimos con deseo? ¿Venimos con necesidad? Si nos esforzamos el Señor nos va a bendecir. Dios mira a los esforzados, los considera.
Si nos esforzamos el Señor nos va a bendecir, porque habrá una búsqueda y un deseo de lo mejor de Dios. No pensemos que porque ya somos viejos en el evangelio, o porque tenemos muchos años, que lo sabemos todo y que ya tenemos toda la experiencia.
Yo he descubierto que a medida que pasan los años nos damos cuenta que cada vez sabemos menos, por lo menos a mi me pasa así. ¡Cada año que pasa somos mas necesitados de Dios! Mientras Dios más nos use, mientras más pueda tomar la vida de cada uno, mientras más nos levante, mientras más Dios nos ponga en un lugar importante. ¡Más necesitamos de él! Por eso, ¿Cómo no vamos a venir necesitados a la Convención?.."
Pastor Samuel Laborde (Necesitados de Dios)

Defender la familia

Si bien es cierto que lo principal es amar a Dios por sobre todas las cosas, con nuestro ser y nuestro entendimiento, como lo dice el primer mandamiento, a veces el ser humano pone su idealismo o prioridad fuera de contexto.
Siempre creí y así se lo expresaba a mi esposo, que, si como padres no atendemos y defendemos nuestra familia en la escala o el orden establecido por Dios, y por esa negligencia perdemos a nuestros hijos. ¿Qué vamos a predicar o enseñar a la gente que domingo tras domingo acude a la iglesia a escucharnos?
Pastora Elsa de Contreras (Hasta lo último de la Tierra)

¿Donde está tu Dios?

“..Otra vez me sentí muy enfermo y pasé momentos difíciles, que sólo los que se enferman lo entienden. Y allí tuvimos que juntarnos con la familia y orar al Señor que intervenga y haga un milagro.
En esos momentos, muchas veces sentí dentro de mí, una voz que me decía “..¿Qué vas hacer Rubén? Mirá como te viene las cosas, mirá como has terminado este año, en luchas, en contratiempos. ¿Donde esta la palabra de bendición que has soltado sobre la iglesia?, ¿Dónde está tu Dios que te tiene que cuidar?..”
Hermanos, en medio de todo ese lío, (En el que tenía la cabeza que me iba de un lado para el otro), tuve que decirle en un momento al diablo: “..mirá Satanás, podrás aplastarme, podrás molerme, podrás hacer que me sienta descompuesto, que mis piernas no funcionen, que mis brazos estén acalambrados, pero no me vas a quitar lo que he descubierto hace treinta años, que Dios me ama, y que yo amo al Señor..”
Pastor Rubén Córdoba (Al amor a Dios)

Como corriente impetuosa

"..Cuando David supo que los filisteos lo habían rodeado, inmediatamente buscó el lugar fuerte, y después de buscar el lugar fuerte consultó a Dios. No se las arregló solo, sino que dependió de Dios. ¡Tenemos que consultar a Dios! ¡Tenemos que buscar el lugar fuerte!
Estando en un tiempo crítico como el de hoy, un tiempo de angustia y de emergencia, no podemos estar en debilidad, tenemos que buscar el lugar fuerte, y no hay lugar fuerte como la iglesia. ¡No hay lugar fuerte como el lugar donde está la oración! ¡No hay lugar fuerte como el lugar donde está el Espíritu Santo! ¡Donde está la sangre de Cristo, donde está la Palabra de Dios! ¡donde están los hermanos buscando la plenitud del Espíritu Santo! ¡No hay lugar fuerte como ése!
David buscó el lugar fuerte, y allí consultó a Dios, dependió de Dios, creyó en Dios y recibió la dirección de Dios, y cuando alcanzó la victoria, David exclamó: "..Y quebrantó Dios a mis enemigos delante de mi, como corriente impetuosa.."
Y esta corriente impetuosa es la corriente del Espíritu Santo. Y la corriente del Espíritu Santo es una corriente de poder y de autoridad. Nosotros tenemos que tener esta corriente impetuosa dentro de nuestra alma. Tenemos que ser valientes. ¡Basta de ser cobardes! ¡Basta de estar retrasados! ¡Hay que ser valientes! ¡Debemos avanzar como corriente impetuosa!.."
Pastor Carlos Cabrera (Su extraña obra)

jueves, 10 de junio de 2010

Dios tiene su tiempo

"..Cuando Dios te da una palabra, El tiene muchas maneras para que se cumpla. Acuérdate de eso. Esto tal vez nunca te lo repita o quizá no lo vuelvas a oir, pero si alguna vez el diablo viene a desanimarte porque no ves cumplida la palabra de Dios, tienes que resistirlo y creer que se va a cumplir en toda su plenitud.
Tal vez Elías podía decir "..Pero no se cumplió Señor, esto lo hizo uno que no era yo..", pero era el, simplemente que a través de una sucesión, o mejor dicho; a través del fruto del trabajo que el estaba haciendo. No se si usted alguna vez leyó ese versículo que dice: "..Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás.."
En otras palabras, Dios puede cumplir todas las palabras a través mío, o quizá a través de mis hijos, de mis nietos, o de quién él quiera, pero fue la palabra que Dios me habló a mi. Entonces, por si el diablo llega a querer engañarte, desanimarte, y decirte que la palabra de Dios no se ha cumplido. ¡No le creas! Porque Dios tiene su tiempo y lo hará de la manera que él quiera.
Hay muchas cosas que Dios habla a sus siervos. Dios le habló a mi pastor una vez, estando yo presente, y le dijo muchas cosas que él haría. No hace mucho tiempo en Canadá hablé con el, un hombre ya mayor, y muchas cosas que Dios le dijo no se cumplieron en su vida.
Entonces, estábamos hablando que el nunca mas volvió a Argentina, pero yo le dije; "..hermano, no te sientas mal porque muchas cosas de las que Dios dijo que las haría a través de tu vida, han sucedido a través de mi vida. Yo soy un hijo tuyo. Fui ovejita en tu rebaño. ¿Te acuerdas? Tu me amamantaste, me criaste en Dios, y aquellas palabras que Dios habló están aconteciendo a través de mi vida, pero es el fruto de tu ministerio, y tú has de llevar la recompensa que corresponde por la fidelidad en criarme, y en darme de comer.."
Quizá muchas palabras que Dios me ha hablado no se cumplan en mí, pero estoy ciertamente seguro que se van a cumplir a través de la vida de ustedes.."
Pastor Celcio Contreras (Conoce el Señor a los que son suyos)

miércoles, 9 de junio de 2010

El decálogo de un buen maestro de niños

1) Convertido y bautizado en agua y en Espíritu Santo. (Hechos 1:8)
2) Una vida de oración y llena del Espíritu. (Efesios 5:18)
3) Una vida que ama, estudia y medita en las Sagradas escrituras. (Salmo 119:103)
4) Alguien que tiene amor y carga por los niños. (Mateo 19:13-14)
5) Debe llevarlos primeramente a la conversión. (Un niño no convertido no puede entender las cosas de Dios) (Mateo 18:14)
6) Estudia sus lecciones de la Biblia, con mucha oración, adaptándolas al entendimiento de los niños.
7) Es constante y paciente en su trabajo.
8) No abandona por cualquier cosa su trabajo o responsabilidad y si lo hace. (Por fuerza mayor), debe dejar un buen reemplazante, aprobado por sus pastores o guía de maestros.
9) Trata de ensancharse y crecer, tomando otros grupos de niños.
10) No se desanima porque asisten pocos niños, sigue adelante hasta alcanzar la victoria.
Pastor Roberto Alonso

martes, 8 de junio de 2010

La niñez, esperanza del mundo

"..La niñez es la esperanza del mundo. Ocupémonos de sembrar en ellos la maravillosa semilla para que "..cuando fuere viejo.." no se aparte de ella. Lo que sembramos en ese campo virgen, serán preceptos que quedarán marcados para siempre (Proverbios 22:6).
En Mateo 18:1 al 6, el maestro nos insta a tener la fe de los niños. El mundo está ávido de sembrar en ellos la "otra semilla". Ganémosle de mano y desde temprano conduzcámoslos al buen camino. (Proverbios 13:24). Cuidemos de ellos con responsabilidad e importancia dando cumplimiento al mandato de Jesucristo a Pedro "..apacienta mis corderos.."
Si al leer esta reflexión, sientes tu alma tocada a renovarte en la tarea entre los niños, te insto a que ahora mismo dobles tus rodillas y clames al Señor para hacer "las primeras cosas" y si nunca has trabajado entre ellos, alístate, pues un niño ganado, es toda una vida por delante para servir al Señor.."
Pastor Roberto Alonso